Colmenilla

Las cagarrias o Colmenillas (Morchella) son una de las setas que más atracción despiertan entre los recolectores de setas silvestres, ya sea por su forma diferente del resto de hongos o porque son una de las primeras especies en aparecer en la temporada de primavera. Pero, hay que saber que las cagarrias o colmenillas, como también se les conoce, no habitan en todo el bosque. Son muy caprichosas y sólo aparecen en lugares concretos, aunque eso si, regresan todos los años al mismo lugar, por lo que una vez localizado un setal de colmenillas sabremos que todos los años, si las condiciones son favorables, podremos encontrar morchellas en esos puntos. Es una seta buena comestible siempre y cuando tengamos precaución en su elaboración, ya que puede ser tóxica sino la escaldamos antes de cocinarla.

Esta seta tiene forma de colmena, con 5-14 cm de altura desde la base, y 3-8 cm de ancho; lo fértil se compone de celdillas desordenadas, y separadas unas de otras por bordes flexibles de color marrón claro a amarillo opaco y también tonos pardos oscuros al madurar; la parte interna es frágil, elástica y blancuzca.

El estípite es cilíndrico, de 2-7 cm de longitud, y de 2-4 cm de diámetro, de color más suave que la parte superior, y la parte interna está vacía. Presenta olor y sabor agradable.

Jamás se deben consumir crudas, pues contienen una toxina que se descompone a altas temperaturas, alrededor de 80 °C, siendo entonces inocua.

Se cocinan refiriéndose con ajo, tocino de jamón y chorizo picado, y se pueden hacer revueltas con huevos.